Consumidor Responsable

Desordenadamente la generación de la basura crece a un ritmo anual, de cuatro veces al crecimiento de la población, es decir, a mayor consumo más basura. Si se mantiene este ritmo de crecimiento de la basura, colapsarán los rellenos sanitarios y será cada vez más caro y más difícil deshacerse de los desechos urbanos. Por ello, es preciso disminuir la cantidad y el volumen de basura, utilizando distintas posibilidades de manejo de dichos desechos.
El Reducir la fuente de la basura significa prevenir la generación de un gran volumen de desechos. Este método incluye el preferir los productos que tengan la menor cantidad de envoltorios y plásticos posible, consumir en envases retornables en vez de los desechables y evitar el exceso de bolsas plásticas entre otras opciones. Otra alternativa es el Reusar los productos tantas veces y de las más diversas maneras como sea posible. Cuando el producto se agota, éste debe ser Reciclado, por ejemplo, cuando los recipientes están vacíos o las hojas de papel han sido escritas o imprimidas deben volver a empezar a través del ciclo de recolección, procesamiento y remanufactura. Es importante la participación del consumidor, en cuanto a que éste adopte la decisión de Recomprar productos reciclados, es decir, elegir aquellos artículos con contenido reciclables en vez de comprar los producidos con materia prima virgen.
La problemática de los Residuos Sólidos Urbanos es la de cómo disponerlos. Hasta hace unos años no se había contemplado dentro del concepto de "eficiencia" del proceso productivo el costo de deshacerse de los residuos generados o el costo del impacto ambiental generados por la forma de disposición final de estos.